NewGeneration

Sitio web de noticias y medios

La extraña relación entre Cuba y Marruecos

Spread the love

Para los cubanos, enajenados del mundo, puede ser que muy poco, o nunca han escuchado de Marruecos, posiblemente nunca han visto como se ve un marroquí, siendo extremista en la expresión. Y como es lo lógico, posiblemente muy pocos conocen del conflicto cubano-marroquí.

La primera vez que conocí a un ciudadano marroquí fue en una AZC (Centro para la Recepción de Refugiados) en la localidad holandesa de Leersum. En Holanda son una comunidad diversa entre si y forman mayoría (comparada con otras comunidades de extranjeros) Pero bueno, mi experiencia y comentarios sobre esta población, la haré en otro momento, ahora, hablare sobre la historia que une…o mas bien, desune a Cuba de Marruecos.

Comenzare con una breve referencia, de mi buena amiga la Wikipedia sobre Marruecos

Oficialmente denominado Reino de Marruecos. o Reino Alauita de Marruecos— es un país soberano situado en el Magreb, al norte de África, con costas en el océano Atlántico y el mar Mediterráneo. Marruecos se independizó el 25 de marzo de 1956 de España y Francia. Se encuentra separado del continente europeo por el estrecho de Gibraltar. Limita con Argelia al este —la frontera se encuentra cerrada desde 1994—, al sur con Mauritania, al norte con España, su principal socio comercial con el que comparte tanto fronteras marítimas como terrestres —CeutaMelilla y las plazas de soberanía. Por otro lado habría que destacar el punto discordante por la soberanía del Sahara occidental el cual no esta reconocido oficialmente como país independiente a todos los efectos. Ocupa parte del Sahara Occidental,8​ tras la marcha verde de 1975, la firma del Acuerdo Tripartito de Madrid, y la interrupción del proceso de descolonización y abandono de España del territorio.

Wikipedia

Ahora bien, lo que muchos no saben es que, por mucho tiempo, Cuba y Maruecos matenian una relación complicada, debido al apoyo y reconocimiento dado por Cuba a Sahara Occidental.

Todo comenzó con la tristemente celebre Guerra de las Arenas que fue un conflicto entre Argelia y Marruecos que inició en octubre de 1963 debido al deseo del gobierno marroquí de recuperar territorios de las provincias de Tinduf y Béchar que Francia había anexionado a la Argelia Francesa décadas atrás. No entrare en los detalles de los factores que desencadenaron esta contienda, ahora bien, nuestra pequeña islita, con Fidel Castro al frente y su deseo de estar presente en el mapa geopolitico del llamado Grupo de Países No Alineados, apoyó incondicionalmente a Argelia, vendiéndole armas y enviando cerca de 900 efectivos militares con apoyo de la URSS. Este era el discreto comienzo de la confrontación entre el Gobierno Marroquí y el régimen cubano.

En 1980, el gobierno de Rabat rompe relaciones diplomáticas con el gobierno cubano como respuesta al reconocimiento cubano de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), que el reino de Marruecos considera que pertenece a su territorio. Desde la Guerra de las Arenas, y luego del rompimiento diplomático, Cuba ha ratificado la postura de «solidaridad» con «la justa causa del pueblo y el gobierno» de la RASD y ha mantenido colaboración con las autoridades del Frente Polisario -movimiento de liberación nacional del Sahara Occidental- en áreas como la salud y educación, con médicos y maestros en los campamentos de refugiados saharauis, además de otorgar becas a jóvenes saharauis para que estudien en el país caribeño.

Pero algo cambio el año pasado y de hecho, fue confirmado con el discurso de Mister Canelo en la cumbre del MNOAL (Movimientos de Países No Alineados) celebrada en Baķú (Azerbaiyán) que, para sorpresa de todos, no dijo ¨ni esta boca es mía¨sobre el conflicto del Sáhara Occidental, algo que si hicieron sus amiguitos de Sudáfrica y Argelia

La no mención del Sáhara Occidental en su recuento de conflictos mundiales en el discurso ante los países No Alineados, Miguel Díaz-Canel Bermúdez indica que Cuba quiere cuidar sus vínculos con Rabat, donde ha abierto reciertamente una embajada, para disponer de un socio alterno en la región del Norte de África.

En este sentido, Cuba ha restablecido en 2017 las relaciones diplomáticas con Marruecos, nombrando a su embajador en Francia, como concurrente en Rabat, pero este verano de 2019, dos años después, decidió abrir una embajada propia en Rabat y nombró a Javier Dómokos Ruiz como su nuevo embajador en el país norteafricano.

El primer paso en el deshielo se produjo un año antes (2016) de la reapertura de Embjadas, cuando el rey marroquí Mohamed VI decidió pasar unas vacaciones en familia en la isla caribeña, en una visita privada, pero acordada con las autoridades cubanas. El soberano marroquí mantuvo un discreto encuentro con el entonces presidente cubano Raúl Castro, en el curso del cual ambos jefes de Estado acordaron restablecer las relaciones diplomáticas. El espíritu del encuentro se puede sintetizar en pocas palabras: “sin olvidar el pasado, queremos construir un futuro basado en el diálogo y la cooperación”.

Ahora bien, esta historia contrasta con una anécdota que un buen amigo me contó en el verano pasado. Resulta que ese cubano, decidió viajar a Marruecos de vacaciones hace algún tiempo y, a pesar de tener ciudadanía europea, solo a ultimo minuto se le otorgo el visado para Marruecos por el hecho de ser cubano. La experiencia de este colega en ese hermoso y ¨complicado¨ país ya seria tema para otro articulo.

Y para concluir… tan solo quedan Israel, Corea del Sur y Somalia como los únicos países que no mantienen vínculos con La Habana, mas adelante, también le hablare sobre la historia de las relaciones entre Cuba y las naciones antes mencionadas.

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: