Historia de los cubanos en Holanda

Spread the love

Luego del desmantelamiento de la política de Pies Secos/Pies Mojados por la administración Obama, los cubanos comenzaron a redirigir sus rutas migratorias, principalmente hacia Sudamérica y Europa

Y el lugar de turno resultó Holanda: lo que una vez fue Ecuador, o lo que ha sido Guyana o Rusia, países que no exigen visado a los cubanos. Alguien, no se sabe quién, descubrió que se podía salir de Schiphol al tomar el vuelo de Cuba a Rusia y perder la conexión en Ámsterdam. 

En esos días cualquiera en Cuba podía preguntarte si conocías a alguien en Holanda, algún holandés que echara una mano, alguna holandesa para casarse, o si sabías donde se compraba pasaje para el país europeo. Aunque las cifras oficiales hablen de poco más de cuatrocientos, quienes forman parte del éxodo afirman que hubo casi 3000 cubanos que se fueron en esa oleada, pero muchos nunca pidieron asilo político en ese país y se trasladaron a otros lugares del espacio Schengen como España o Alemania o República Checa.

En el extranjero las provincias quedan a un lado y prevalece el país. Dejan de ser matanceros, camagüeyanos o villaclareños, y pasan a ser cubanos a secas, una condición que nunca fueron más que ahora. Sin embargo, cuando varias personas de distintos países emigran y confluyen en un destino, mudan camaleónicamente la piel de sus respectivas nacionalidades y comienzan a pertenecer a un país y a una identidad mayor que, quieran o no, tienen que asumir los que se largan de su tierra. 

Estos nuevos emigrantes cubanos forman parte de los seis millones de personas solicitantes de protección internacional que llegaron a Europa en los últimos cincuenta años, según datos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), y también son víctimas de las políticas restrictivas en materia de asilo e inmigración que muchos gobiernos europeos con discurso xenófobo y antiinmigrante han acogido en los últimos tiempos.

En 2017, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) dio a conocer que 205,816 cubanos residían en distintos países europeos, principalmente España, Italia, Alemania, Francia y Suiza. Esta cifra representa alrededor del 13.2 por ciento de los casi 1.6 millones de cubanos residentes fuera de la Isla.

No obstante, según Jorge Duany, director del Instituto de Investigaciones cubanas y profesor de Antropología en el Departamento de Estudios Globales y Socioculturales de la Universidad de la Florida, «el éxodo cubano a Europa aún no ha llegado a constituir una ‘crisis migratoria’, como la que ocurrió en varios países de Centro y Suramérica en 2015 y 2016, o la crisis de los balseros en 1994. Ciertamente, hoy en día se registra el mayor número de cubanos residentes en Europa (más de 200,000 personas en el año 2017) y esa cifra probablemente continuará en ascenso en el futuro inmediato. Comparado con otros flujos migratorios hacia Europa Occidental, como los provenientes de África, el Medio Oriente o Europa del Este, el éxodo cubano no parece haber hecho crisis aún, a juzgar por sus números relativamente modestos y su percepción pública poco estigmatizada en las sociedades receptoras»

Según el abogado de migración Stefan Koolen, quien ha defendido casos de varios cubanos en Holanda, el IND suele responder, a quienes presentan pruebas sobre discriminación sexual, que la situación general en Cuba no es crítica, que las cosas han mejorado con el Cenesex de Mariela Castro y, sin muchas explicaciones, refieren que es posible recibir protección de la violencia.

«Es común que los problemas por orientación sexual puedan llevar a problemas políticos. Y cuando uno critica a las autoridades, también se vuelve un problema político», afirma Koolen. «Se puede decir que las puertas se han cerrado para este grupo (LGBTI). Si el argumento es en cuanto a la orientación sexual, se vuelve muy difícil para los cubanos recibir protección acá. Y debemos tener una posición más favorable con las personas de la comunidad LGBTI, por ellos es que tenemos que luchar como país, como país europeo y occidental».

Entre 2017 y enero de 2018, Schiphol se convirtió en el sitio de llegada de cientos de cubanos. Luego de tomar el vuelo Habana-Moscú, puesto que Rusia no exige visado a ciudadanos de la Isla, muchas personas solicitaron asilo en Holanda, al perder deliberadamente la conexión durante la escala en Ámsterdam. 

Aunque en su momento los medios de prensa hablaron de un éxodo de 3000 cubanos a territorio holandés durante el período, las cifras institucionales publicadas por el Ministerio de Seguridad y Justicia y el Servicio de Inmigración y Naturalización (IND) aluden a un total de 256 solicitudes de asilo político por parte de ciudadanos cubanos en 2017, y 155 sólo en enero de 2018. El número real de cubanos que emigraron a Holanda en dicha fecha nunca se sabrá, pues algunos no pidieron asilo político en el país, sino que lo utilizaron como puerta de entrada a otros territorios del espacio Schengen.

Justo el 29 de enero de 2018, el Ministerio de Relaciones Exteriores de los Países Bajos habilitó la exigencia de un visado de tránsito a los cubanos que se dispusieran a viajar al espacio Schengen a través de suelo holandés. 

«Esta nueva visa obligatoria de tránsito permitirá a las autoridades holandesas evaluar mejor las intenciones de viaje de los solicitantes de visa», dijeron entonces las autoridades migratorias del país europeo en un comunicado ante el arribo de grupos de cubanos que pedían protección a diario.

El 12 de enero de 2017 la administración Obama puso fin a la política de Pies Secos/Pies Mojados y sorprendió a miles de cubanos que pensaban llegar a Estados Unidos. Hasta el momento, la ley amparaba legalmente y brindaba beneficios laborales a emigrantes de la Isla que lograban pisar suelo estadounidense. En 2016, más de cuarenta mil cubanos llegaron a territorio norteamericano. En 2017, los informes recogieron unos quince mil.

Los cubanos comenzaron entonces a redirigir su ruta migratoria: Uruguay, Chile, Guyana, República Checa, España, Francia, Alemania, Rusia, Serbia, Holanda. O cualquier sitio del mundo al alcance.

Translate »