Casi medio millón de animales murieron a causa de los incendios en Australia

Spread the love

Los incendios en Australia son cosa común, ya que debido a la sequía y a las altas temperaturas, los residentes del país del continente oceánico están acostumbrados a “la temporada anual de incendios forestales”. Esta temporada alcanza punto máximo durante el verano, sin embargo este año comenzó antes, puesto que el invierno presenta un inusual clima cálido y seco. Lo que tampoco ayuda son los vientos que esparcen las llamas a tierras más lejanas.

Según los ecologistas, los incendios han terminado con la vida de más de 480 millones de animales y 5 millones de hectáreas quemadas en los últimos meses. Hace algunos días se hizo viral la fotografía de un pequeño koala tomando agua de la botella de un ciclista. También se registran al menos 17 personas muertas y más de 1000 casas arrasadas por las intensas llamas.  Lamentablemente, según el Ministro Scott Morrison, la única esperanza para estas criaturas y el pueblo australiano es que una llueva copiosamente.

En la actualidad las zonas más afectadas por los focos ígneos son nueva Gales y Victoria, sin embargo se registran al menos 200 incendios en todo el país. Las malas noticias abundan en el país, ya que se cree que la situación podría empeorar antes de mejorar y todo se debe a las altas temperaturas que se pronostican para este fin de semana.

Esto ha tenido un efecto terrible sobre la flora y la fauna del país, y miles de personas han sido evacuadas de sus hogares, algunos de los cuales han sido devorados por las llamas. Los bomberos trabajan sin descanso para intentar controlar la situación y en algunas partes del país se han vivido auténticos dramas.

El caso de los koalas es realmente preocupante. El gobierno australiano reconoció que unos 8.000 ejemplares, casi un tercio de su población total de la región de Nueva Gales del Sur, habrían muertos.

En el punto álgido de las vacaciones de verano austral, las autoridades han aconsejado a decenas de miles de veraneantes y residentes que abandonen los parques nacionales y las zonas turísticas de la costa sur de Nueva Gales del Sur, donde se ha decretado el estado de emergencia durante una semana.

En esta ciudad, los buques de guerra Choules y Sycamore comenzaron las evacuaciones de alrededor de un cuarto de las 4.000 personas varadas en una playa de la aislada ciudad de Mallacoota. Las carreteras están bloqueadas, el transporte marítimo y algunos puentes aéreos son la única forma de salir de la ciudad afectada, aunque el intenso humo impidió que despegaran aviones el viernes.

Los habitantes de la ciudad de Cobargo, devastada por el fuego en Nueva Gales del Sur, se enfrentaron con rabia al primer ministro Scott Morrison durante una visita el jueves, ya que uno de ellos gritó que el líder debía «avergonzarse de sí mismo» y que había «dejado el país abandonado a las llamas».

Deja un comentario

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: