Venezolana Yulimar Rojas rompe marca mundial de salto triple

Spread the love

La venezolana Yulimar Rojas alimentó la historia de amor que vive con Madrid con otro vuelo sin motor que la puso de lleno en los libros de historia del atletismo con su primer récord del mundo en el salto triple, en esta ocasión bajo techo.

La pupila de Iván Pedroso, que se entrena en Guadalajara, España, con el excampeón olímpico de longitud, saltó 15.43 metros en su sexto y último intento, superando la marca de la rusa Tatiana Lébedeva, que mandaba en la lista de la pista cubierta de todos los tiempos con 15.36 desde 2004.

«Perseguía el récord desde el primer salto, pero al final lo logré en el último. Y me pareció tan fácil. Cuando llegue a casa seguro que lloraré, porque esto es lo que perseguimos todos los atletas», mencionó la atleta para Teledeporte.

Lébedeva, por cierto, es de las atletas que han sido cazadas a posteriori en los reanálisis de sus muestras, perdiendo las dos platas que ganó en los Juegos Olímpicos de Beijin 2008 en triple y longitud.

Cuando llegue a casa seguro que lloraré, porque esto es lo que perseguimos todos los atletas»
Visto así, la venezolana se está encargando de limpiar el nombre de una especialidad manchada por el dopaje, toda vez que la plusmarquista absoluta de la especialidad, la ucraniana Inessa Kravets (15.50), también fue suspendida por el consumo de esteroides.

Rojas, una fuerza de la naturaleza, una mujer nacida triplista, como reconocía la propia Kravets en una entrevista poco antes del Mundial de Doha del pasado año, ya había volado hasta los 15.29 en su cuarto intento, mejorando los 15.03 que había logrado el pasado 9 de febrero en Metz (Francia), su marca personal indoor hasta este viernes.

Muy probablemente ese registro hubiera colmado sus ansias de superación en cualquier otro escenario pero Madrid no es una ciudad más para la campeona mundial. Fue el lugar, en la pista de Gallur, donde se dio a conocer al mundo con un salto de 14.69 en enero de 2016, mejorando 49 centímetros su marca personal. Tenía 20 años y ya estaba claro que estábamos ante una saltadora diferente con un potencial incalculable.

Ese mismo año, pero al aire libre y en Moratalaz (Madrid), se unía al selecto club de los 15 metros con un salto de 15.02, logrado curiosamente en su último intento, como este viernes en Madrid y como el día de los 14.69 en Gallur. Así gestionan los genios la presión.

Desde entonces, la capital española ha tenido siempre un lugar especial en su agenda aunque será en Tokyo 2020, en sus segundos Juegos Olímpicos, donde debe llegar la confirmación definitiva de su reinado, con un primer oro olímpico y un más que probable récord del mundo cerca de los 16 metros.

Deja un comentario

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: