22 °c
Havana
jueves, octubre 21, 2021

Elecciones en Alemania: el fin de la era Merkel

525
SHARES
1.5k
VIEWS

Alemania celebra este domingo unas elecciones que suponen un cambio de etapa política para el país y también para Europa y el mundo. Son los primeros comicios en 16 años en los que no concurre Angela Merkel, que cierra su cuarta y última legislatura al frente del país más rico y más poblado de la UE. Unos comicios con las encuestas abiertas y sin un claro vencedor.

Se prevé que hasta tres partidos podrían conseguir suficientes escaños en el Bundestag como para hacerlo y elegir al próximo canciller.

Los alemanes acudirán a las urnas para elegir la Cámara Baja del Parlamento federal, el Bundestag.

Aunque la votación en persona se lleva a cabo ese día, la votación por correo ya comenzó.

Unos 60,4 millones de alemanes mayores de 18 años pueden votar.

El Bundestag se compone de al menos 598 escaños, y generalmente más.

Aunque el partido ganador se conocerá la noche misma de las elecciones, la composición del próximo gobierno llevará más tiempo, ya que se hace cuando el ganador consigue formar alianzas con otros partidos que le permitan completar la mayoría absoluta.

Eso hace que el nombre del próximo canciller no se conozca hasta un tiempo después.

Desde hace unos años, la opinión pública alemana, con la prensa a la cabeza, usa algunas banderas nacionales para describir las posibles coaliciones.

Los partidos siempre se han identificado con colores: la CDU se representa con color negro, los socialdemócratas del SPD con el rojo, los Verdes con el color que llevan por nombre, los liberales del FDP, amarillo, y Die Linke (la izquierda), el partido poscomunista, con un rojo más oscuro.

Por eso se escucha estos días hablar de la coalición Jamaica (CDU-CSU, Verdes y liberales), la Kenia (CDU-CSU, SPD y Verdes), la Alemania (CDU-CSU, SPD y liberales) y la llamada semáforo (SPD, Verdes y liberales).

La era de Angela Merkel

Después de 16 años con Angela Merkel al frente, los votantes de Alemania elegirán este domingo a su sucesor o sucesora en unas elecciones generales que los sondeos pronostican de lo más reñidas.

La canciller, como se conoce al jefe del gobierno en Alemania, supone un raro ejemplo de duración al frente de un país en una época en la que la inestabilidad ha marcado la política mundial.

Ningún líder europeo ha estado más tiempo al frente del gobierno y ninguno ha sorteado tantas crisis como ella, hasta el punto de que se ha convertido en una de las figuras más reconocibles de la escena global.

Angela Merkel seguirá gobernando el país después de las elecciones federales de este domingo (26.09.2021) hasta que se forme el nuevo gobierno. No hay límite de tiempo y, en teoría, la canciller podría estar «en el cargo» incluso aún en Navidad. Después del 17 de diciembre de 2021, habrá superado el récord de días en el cargo que tenía Helmut Kohl, quien fue canciller durante 5.869 días.

Después de las elecciones, Merkel podría teóricamente continuar con todas las tareas como si nada hubiera pasado: podría destituir a sus ministros o elegir nuevos. Cumplirá con las citas programadas como canciller. Probablemente, también viajará a la cumbre del G20 de Roma a fines de octubre.

El poder tiene límites

A la canciller no le está permitido llevarse a casa todos los obsequios que recibió durante su mandato, según lo estipulado por la llamada «Ley Ministerial», porque obtuvo los regalos como canciller y no como persona privada. Así que todos forman parte de un inventario y son propiedad del Estado. También el escritorio, la silla de escritorio y todas las obras de arte de su despacho actual.

Angela Merkel no tendrá que abandonar su despacho en la cancillería directamente después de las elecciones generales, sino que puede seguir trabajando allí.
El nuevo Bundestag solo puede elegir al sucesor de Merkel a propuesta del presidente alemán. Y es que el o la siguiente canciller solo lo será oficialmente cuando el presidente alemán proponga a un candidato, que será elegido por los diputados sin debate previo y en secreto.

2005. Angela Merkel, de 51 años, hace historia al convertirse en la primera mujer y en la primera persona procedente de la antigua Alemania del Este​ que ocupa la cancillería. «Tenemos un gran potencial en nuestro país. Alemania está llena de oportunidades», dice en su primer discurso ante el Parlamento.

2010. El Parlamento alemán aprueba la contribución de Berlín al plan de rescate a Grecia. Europa está inmersa en la llamada «crisis del euro»: la recesión mundial provocada por el estallido de la burbuja inmobiliaria en EEUU había desencadenado una crisis de la balanza de pagos en la eurozona que los Estados miembros no pudieron contrarrestar devaluando su moneda. Merkel pronuncia una de sus frases más célebres: «Si fracasa el euro, fracasa Europa».

2011. Las imágenes del desastre nuclear de Fukushima, Japón, llegan a Alemania. Están a punto de derrumbar los pilares de la política energética del país. Tres días después de la catástrofe, Merkel anuncia que suspenderá la extensión recientemente aprobada de la vida de las centrales nucleares. La líder alemana, defensora hasta entonces del uso de la energía atómica y exministra de Medioambiente en los 90, ha cambiado de opinión repentinamente. «[Fukushima] Nos ha enseñado que los riesgos que se consideraban absolutamente improbables todavía no son imposibles», dice a los periodistas.

En junio de 2011, el Bundestag da el espaldarazo definitivo al ‘apagón’ nuclear para 2022.

Todavía quedan seis centrales nucleares en Alemania. Para finales del año próximo, no habrá ninguna.

2019. Merkel, conocida por su personalidad hierática, pronuncia un apasionado discurso ante el Bundestag alertando del peligro del discurso extremista. «La libertad de expresión tiene sus límites. Esos límites comienzan cuando se propaga el odio. Empiezan cuando se viola la dignidad de otra persona». Un año antes, dice que Alemania sigue sufriendo el «extremismo de derechas» más de siete décadas después de la derrota del nazismo, y alerta de que el discurso de odio político «juega con fuego, porque quien siembra violencia con palabras corre el riesgo de cosechar violencia». Merkel es blanco de los abucheos furiosos de la ultraderecha.

La canciller ha mantenido hasta el final de sus mandatos un estricto cordón sanitario a la ultraderechista AfD. Pactar con ella no entra en las quinielas de coaliciones tras las elecciones del 26 de septiembre.

En 2016, Merkel anuncia que se presentará a un cuarto mandato como canciller en los comicios de 2017. Han pasado pocos días desde la victoria de Donald Trump en las elecciones estadounidenses y todos los focos habían girado hacia ella. Es vista como una fuerza estabilizadora en medio de la incertidumbre.

ADVERTISEMENT
Victor Duenas

Victor Duenas

Joven periodista cubano. Nacido el 29 de abril de 1994 en Santo Domingo, Villa Clara. Presidente de la @NGFoundationNL. Promotor de @CUBADECIDE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Twitter

Live

Welcome Back!

Login to your account below

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.